Buscar en este blog

jueves, 22 de junio de 2017

Reseña #4 "Y en nosotros nuestros muertos" de Ana Medrano





Título: Y en nosotros nuestros muertos
Autor/a: Ana Medrano
Editorial: Autoeditada
Nº  de páginas: 318
Comprado por: Colaboración
Fecha Lectura:  Del 18 de Junio al 22 de Junio.

Sinopsis

Madrid, abril de 2012. La desaparición de un espejo en el taller de restauración donde ha fallecido recientemente su padre es el detonante para que Nena -Magdalena Castelao- consiga convencer a sus amigos y a un inspector de la policía de que sus sospechas sobre la naturaleza criminal de esa muerte son fundadas.

Gracias al hallazgo de una carta, fechada en el año 1935, dirigida a su abuelo por el entonces párroco de San Tirso de Bóveda (Lugo) y de la ayuda del actual sacerdote a cargo de esa parroquia, la investigación irá desentrañando una trama organizada en torno al expolio y la venta fraudulenta de patrimonio artístico español.

A medida que la investigación avanza Nena descubrirá que la verdad no siempre te devuelve la paz.

Opinión personal

Este libro es el primero de una serie de libros con historias independientes pero que mantienen los mismos protagonistas. Le siguen "En el lugar de siempre", "Después de tantas penas" y "La ceremonia de la desolación ".

En este primer volumen, Nena Castelao, nuestra protagonista, intenta sobreponerse al fallecimiento repentino de su padre. Todos sus allegados piensan que fue un lamentable accidente. Nena está convencida de que algo extraño sucedió en relación a su muerte. Con esta premisa arranca la obra de Ana Medrano. Un punto de partida que atrae la atención del lector y le motiva a ir descubriendo junto a Nena, los cabos sueltos que quedaron al cerrar el caso de la muerte de su estimado padre.

Todo empieza con la vuelta de Nena al taller de su padre. Un lugar en el que Nena ha compartido momentos con él y que rememorará a lo largo de la novela. No deja de ser curioso, como un lugar en el que se ha sido feliz, o por el contrario desgraciado, puede transportarnos a emociones olvidadas y alterar nuestro estado de ánimo. La memoria guarda impresiones y con el tiempo, incluso, sólo nos queda un recuerdo alterado de lo que una vez vivimos; moldeado conforme a las emociones que experimentamos y retuvimos en su momento y mezclado con nuestros anhelos más profundos. Esto va unido a que inconscientemente asociamos vivencias a lugares que para nosotros han sido determinantes en nuestra vida. Pues no hay vida sin espacio. Además, estos lugares también se convierten en evocación de una persona con la que compartimos nuestras vivencias. Sin duda, para Nena, el taller representa parte de su vida y a su padre. Allí se da cuenta de un detalle relevante, la desaparición de un espejo. Un objeto con un gran valor sentimental para ella y un detonante para la trama. Este suceso da pie a la presentación de Javier, el inspector de policía. Un personaje que investigará para llegar al fondo de la cuestión.

Estamos ante un argumento que aúna intriga, toques de humor (a cargo del personaje de Sole) y amor en todas sus facetas. Nena es una mujer que se ha reinventado así misma aunque sus cirscuntancias presentes la llevan a la deriva. En su juventud, según relata la obra, marchó al extranjero buscando lo que no lograba encontrar aquí, una felicidad como la de sus padres. En ocasiones, nos mudamos de ciudad pensando que la felicidad la hallaremos en otro sitios y realmente en la vida todo es relativo. En realidad, depende de muchos factores, quizás lo hallemos o quizás no, pero es un buen comienzo el hecho de estar en paz con nosotros mismos. Nena es un personaje fuerte que no se apabulla ante las dificultades de la vida, con sus fortalezas y debilidades, pero luchadora. No ha tenido suerte en su vida amorosa, cosa que influye en sus inseguridades. Esta cuestión nos muestra la parte más sensible del personaje. No es el típico prototipo de mujer perfecta, con vida de ensueño y metas alcanzadas. Esta forma de ser y sus cirscuntancias, acercan más al personaje a la realidad.

La obra se desarolla en dos escenarios geográficos principales: Madrid y Galicia. La autora nos muestra en primer lugar, la ciudad madrileña, donde se produjo el fallecimiento del padre y vive la protagonista. Aparecerán personajes próximos a Nena que supondrán un apoyo emocional para ella. Éstos están bien desarollados, dando la sensación de cercanía y empatía propia de personas allegadas que muestran su cariño a Nena. Por devenir de la trama, también se visitan tierras gallegas. Se introducen dichos, expresiones y costumbres gallegas, al diálogo de los personajes y a la trama, siendo ésta enriquecida con esas aportaciones.

En la obra, se trata en profundidad los vínculos en las relaciones familiares. El hecho de no expresar lo que sentimos en el momento presente, lleva al distanciamiento. Al principio de la novela, lo vemos en personajes como el de Eduardo, el hermano de Nena, que levanta una barrera psicológica como defensa emocional e interpone la distancia y el desapego con sus seres queridos para evitar sufrimientos. Esto no resta que sienta un enorme afecto por los suyos. Tras una conversación telefónica con Nena, queda patente lo anteriormente expuesto. También somos testigos del profundo amor y admiración que profesa Nena hacia su padre, sentimientos que la embarcaran en la investigación de la muerte de éste. Como también el amor y devoción por sus hijas, Guiomar y la pequeña Lola, salvarán a Nena en sus ratos más sombríos. En especial con la inocencia y ocurrencia de Lola que harán entretenida su intervención en la trama, restando dramatismo a los momentos más tensos. En otro orden de cosas, el matrimonio fallido de Nena explora la complicada relación que tiene con Carlos, su segundo marido.

Otro tema tratado en la obra es la crítica realizada al mercado negro y expolio del arte que se ha producido en el pasado y pueda darse en el presente. Se ofrecen numerosas referencias y datos para dar veracidad a la obra. En uno de los capítulos, esta información es dada por el personaje del párroco gallego. Este personaje comenta sin reserva como la Iglesia fue partícipe en esa trama corrupta de venta de patrimonio artístico de manera ilegal en el pasado. Una autocrítica en boca de un miembro de la iglesia, lo cual no deja de resultar muy interesante su inclusión y aportación al conjunto de la obra.

Como pequeño apunte, cabe mencionar que la autora introduce párrafos de canciones para complementar su discurso o ilustrar los pensamientos de un personaje acorde a sus cirscunstancias. Verdaderamente, es un recurso útil y muy representativo.

Recomiendo su lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigueme...